JLo presenta a Uruguay como Brasil

J.Lo presentó a la Playa de los Ingleses como un escenario brasileño

Si bien muchos uruguayos se sorprendieron, esa siempre fue la idea inicial del equipo de producción del programa Q’Viva: The Chosen.

Muchos son los que hoy dedican palabras no muy gratas a la diva Jennifer Lopez y a su exmarido Mark Antony. Y es que ayer, durante la primera edición de Q’Viva: The Chosen, las imágenes que J.Lo filmó bailando capoeira en la Playa de los Ingleses fueron presentadas como si hubieran sido realizadas en Brasil.

Durante su visita, la artista pasó primero por la playa ubicada en el barrio Punta Gorda, luego hizo una parada en el Barrio Sur y por último se instaló en el Teatro Solís, donde conoció al percusionista Nicolás Arnicho y su exitoso show Superplugged en la sala de conferencias.

En aquella intensa jornada, la diva sacudió a la capital del país durante algunas horas y despertó la curiosidad de sus fanáticos y aquellos que no lo son.

Hoy, la admiración por la pareja de artistas ya no es tan efusiva. Muchos uruguayos no vieron con buenos ojos que las escenas filmadas Montevideo fueran presentadas como si se tratara de Brasil.

Pero, son muchos los que no saben que justamente esa era la idea inicial de la producción de Q’Viva: The Chosen.

La intención de J.Lo y su equipo era que la presentación del grupo Topazio, que arribó desde Bahía, fuera presentada como una escena realizada en un escenario brasileño. Según trascendió aquella jornada, cuando el equipo del programa estuvo en la ciudad norteña, el conjunto Topazio no consiguió presentarse a la audición y por ello viajó a Uruguay.

Según la crónica que publicó El País al día siguiente de la visita de J.Lo, “el motivo por el que se filmó en la playa fue para simular un escenario brasileño. Los Topazio no son precisamente desconocidos sino que está considerado un grupo emblemático de esta danza tradicional, ya que tienen sedes en Argentina, Colombia, Venezuela, Uruguay, México, Estados Unidos, Portugal, España, Francia, Alemania, Italia, Bélgica, Corea, Japón, Suiza y Australia, con un estimado de 15 mil afiliados”

Aquel día, el trabajo en la Playa de los Ingleses le llevó a Lopez poco más de treinta minutos, incluido el tiempo de “deliberación” y su entrada a la playa. Con profesionalismo, mucho entrenamiento y, por supuesto, un sólido aparato de producción detrás que tuvo todo en su lugar en el tiempo adecuado, J.Lo llegó, cumplió con su trabajo sin distraerse un segundo y partió hacia su siguiente destino. “Gracias, Uruguay”, exclamó rápidamente con un saludo mientras subía a la camioneta.